Header image  
H.AYUNTAMIENTO 2009 - 2012  
line decor
  ATRAS  ::  
line decor
   
 

 

ACROBATAS MILITARES DEL REGIMIENTO DE CABALLERIA DEL CAMPO MILITAR DE SARABIA

 

EL SEÑOR  GENERAL DE DIVISIÓN LÁZARO CÁRDENAS, SECRETARIO DE LA DEFENSA NACIONAL,  AUTOR DEL PROYECTO DE LEY DEL SERVICIO MILITAR Y CREADOR DEL NUEVO  EJÉRCITO  MEXICANO.

Era el 14 de marzo de 1936, por encomienda del General  Lázaro Cárdenas Presidente  de la República (1934-1940), llegó el señor General de Brigada Manuel Ávila Camacho Subsecretario de Guerra y Marina, a la ciudad de Irapuato, con el fin de localizar los terrenos apropiados para construir el Campo Militar número 4 y le parecieron de su agrado unas tierras que pertenecían a la Hacienda de la Loma de Ánimas de la delegación de Sarabia,  Villagrán. Ya localizadas las tierras, regresa a la ciudad de México  y le dice al Presidente de la República,   General Lázaro Cárdenas, que ya tenía el lugar localizado para tal fin.

El Presidente Cárdenas, inmediatamente comisiona al General Fernando Ramírez, Jefe del Departamento de Ingeniería de la Secretaría de Guerra y Marina, para que fuera y viera el terreno y planeara la erección del nueva Campo Militar que era urgente y necesario para albergar a los jóvenes conscriptos  de la clase 1925, para que dieran por primera vez el servicio Militar obligatorio  en el que recibirían adiestramiento militar y aprendizaje en el manejo de las armas de guerra, para tenerlos en reserva por si era necesario  intervenir en la Segunda Guerra Mundial, situación por la que se estaba pasando en el momento. El General Fernando Ramírez se desplaza de México a Irapuato, inmediatamente el 31 de marzo del mismo año (1936) y de ahí al terreno de la Hacienda de la Loma de Ánimas. Ya visto el terreno regresa a México y le dice al presidente que es un lugar magnífico para el proyecto.
El Presidente Lázaro Cárdenas  llega a león Guanajuato  el 4 de agosto del mismo año y de ahí, sale de Irapuato donde le esperaba en la estación del Ferrocarril una multitud mayor a 10 mil gentes; de la estación, se dirige a pie al Estadio Álvaro Obregón entre una valla formada por agraristas a caballo sumamente armados.
El objeto de la visita del Señor Cárdenas, era inspeccionar el terreno de la Loma de Ánimas en el que se levantaría la Ciudad Militar.
Verificado y aceptado el lugar, se regresa a la ciudad de México y ordena a la comisión que se ponga de acuerdo con los dueños de esos terrenos, que eran de los señores  de apellido Terrazos en ese entonces; y el 31 de diciembre del mismo año se adquieren los terrenos mencionados  en la cantidad de 60 mil pesos.
Como a los 7 meses, precisamente el 24 de julio del siguiente año (1937) llegó de Irapuato el segundo Batallón de Zapadores, que se encargaría de levantar el primer Cuartel del campo militar No 4.
También se sabe que en Sarabia  acababa de construir un puente sobre el rio de la Laja, conocido con el nombre de Puente de Guadalupe.
El 29 de junio de 1938, el General Brigadier Manuel Ávila Camacho, Secretario de Defensa y Marina, visita la Ciudad de Joaquín Obregón González hoy Tarimoro, Dolores, Celaya,  A cámbaro, Guanajuato e Irapuato, y de ahí pasa a inspeccionar la obra del campo Militar No 4 en Loma de Ánimas.
En esos años existía un grave  problema de salud en nuestra región, (la lepra) enfermedad contagiosa; a los leprosos tenían que aislarlos de toda persona para evitar el contagio; vino de México el Jefe del Departamento de Salubridad Pública a Sarabia y visitó el Campo Militar, que estaba en construcción y que sería convertido en “Leprosorio”, previas las adaptaciones que se le hicieran; regresa a México el 16 de diciembre de 1938.
El 29 de junio de 1939, el General Lázaro Cárdenas presidente de México viene a inspeccionar las obras del Leprosorio de Sarabia del Municipio de Villagrán. A fines año de 1940 Lázaro Cárdenas deja el poder.
Entra el año de 1941, cabe mencionar que los medios de comunicación informaban que se terminaba el trazo de la carretera de Celaya a Salamanca, faltando todavía las alcantarillas, el terraplén y el revestimiento de este tramo de la Carretera Central.

Fines de Enero de 1942.- Se da por concluida la construcción del Campo Militar, situado en Loma de Ánimas en Sarabia de nuestro municipio, siendo gobernador del estado, Enrique Fernández Martínez y Presidente de la República Manuel Ávila Camacho y Presidente Municipal de Villagrán Don Francisco García Barajas.
El 31 de mayo de 1942 se comienza a impartir en Irapuato la instrucción militar con motivo del estado de guerra declarada por la República los países del eje “Berlín-Roma-Tokio”.
También a fines de mayo del 42 por circular de la Secretaría de Gobierno a las presidencias municipales, se les sugirió a estas, que al principio y fin de espectáculo, radiaciones fiestas, se ejecute el Himno Nacional.
El presidente  de la república Manuel Ávila Camacho informa al pueblo de México la postura del gobierno y se declara a México en estado de Guerra.
El 16 de agosto de 1942 la ciudadanía de León, demuestra su simpatía por el Estado de Guerra declarado por nuestro país y se realiza un desfile por las calles y un mitin en el “ Estadio Patria” en la que participaron más de 25 mil personas, en el que hicieron uso de la palabra el Señor Guillermo Vera, Presidente Municipal; el Señor Celestino Gasca, (por cierto pariente muy cercano de Don Valentín Gasca de aquí, de mi pueblo), el diputado profesor Fortino López R. y el Gobernador del Estado, Enrique Fernández Martínez.
El espíritu patriótico de la ciudadanía resaltaba a la vista, cooperaban con la disposición del Gobierno, pues era necesario estar prevenidos para defender la Soberanía de nuestro País en caso necesario; así que se tenía que preparar a la juventud masculina de 18 años de edad del pueblo de México para tenerlos en reserva por si era necesario participar en la Segunda Guerra Mundial.
El diario Metropolitano “El Popular” declaró el 28 de septiembre de ese mismo año1942 que el Señor Enrique Fernández Martínez, Gobernador del Estado de Guanajuato, tras asegurar que los sectores sociales en la entidad, se habían prestado a recibir la instrucción militar y que solo los elementos sinarquistas eran los que no cooperaban en la forma debida; que estos elementos querían la unidad en torno suyo y no en torno de la Patria.
El General Cárdenas Secretario de la Defensa Nacional, del 20 al 22 de octubre de ese año de 1942 visita la ciudad de Celaya, la Hacienda de San José del Carmen de Salvatierra, Irapuato, Silao y León, y manifestó a un periodista del periódico “La Palabra” que el objeto de su viaje era localizar el terreno adecuado para la instalación  necesaria de 3 regimientos de jóvenes de 18 años, los cuales pasarían a pertenecer  a la reserva del Ejerció a partir del primero de enero del año próximo( 1943).
El 19 de noviembre de 1942, se integra en el municipio de Irapuato, como en los demás municipios la junta de reclutamiento, en cargada de hacer cumplir las dispersiones por ley del servicio militar obligatorio.
Entra el año de 1943. En ese año, el 22 de mayo, por el 194 de la 38 Legislatura Local se amplía su mandato del Gobierno Estatal a 6 años. 

En finales de junio de 1943 informa uno de los periódicos de Irapuato que las obras del Campo Militar No. 4, donde se alojarían los conscriptos de la clase 1925 está a cargo del Coronel Ingeniero Teódulo González García comandante del Segundo Batallón de Zapadores y que el mencionado Campo Militar consta de 3 cuarteles , uno de los cuales se encuentra terminado en su totalidad, donde se alojará un Regimiento de Infantería, integrado por 3 batallones; cuenta además con un campo de entrenamiento para las 3 armas, Campo de aterrizaje de 2 kilómetros de largo, dormitorios, oficinas, baños, etc.
El 2 de agosto de 1943 se inicia por las Juntas Municipales de Reclutamiento del Estado, el registro de los jóvenes pertenecientes a la clase 1925, que prestarán el Servicio Militar en el año entrante de 1944.
A principios de diciembre de ese año 1943 informa un periódico de Celaya que ya se estaba terminando el Campo Militar de Sarabia del Municipio de Villagrán, donde serían alojados los conscriptos de la clase 1925 a principios de  año entrante (1944).
El 3 de octubre de 1943, se efectúa en Estado el sorteo de los conscriptos de la clase de 1925, que presentarían el Servicio Militar obligatorio en el año próximo (1944).
El 6 de enero de 1944, en ese año cabe decir que en el pueblo de Villagrán  entró de Presidente municipal Don Alfonso Aguilar.
En el mismo Campo Militar de Irapuato y en el nuevo campo militar de Sarabia Villagrán, comienza la concentración de los jóvenes de 18 años, de la clase 1925, para presentar el servicio militar obligatorio.
Ahí permanecen los jóvenes un año recibiendo instrucción militar, siendo la clausura el 15 de diciembre de 1944 siendo 2,325 jóvenes pertenecientes a la clase de 1925 originarios del estado de Guanajuato que formaron los regimientos 5º, 10º y 12º una vez que presentaron su servicio militar, algunos en los establecimientos del campo militar número 4 de Irapuato, y otros en el cuartel numero 9º de Sarabia del municipio de Villagrán.
Cabe mencionar que en ese entonces estaba de presidente municipal de Villagrán el Sr. Alfonso Aguilar Tovar.

 

CLAUSURA DE LA PRIMERA GENERACIÓN DE CONSCRIPTOS QUE DIERON SU SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO

         
“LA PATRIA NECESITA DE TODOS SUS HIJOS, ANTES QUE NADA ESTÁ LA PATRIA”

Palabras que se encuentran escritas en el periódico llamado “La mochila” del año de 1944, con motivo de la clausura de la primera generación de conscriptos que prestó su servicio militar obligatorio.
En la clausura las palabras de despedida estuvieron a cargo del General Brigadier Reynaldo Pérez Gallardo, maestro de la juventud del Décimo Regimiento y Comandante del mismo.
El 3 de enero de 1945 terminadas por el General Brigadier Reynaldo Pérez Gallardo (el que se ve en la foto), comandante del Sexto Regimiento de Infantería, Una parte del  discurso textualmente dice así:

Llegamos hoy a la cúspide de nuestros estudios de capacitación militar, como soldados de la patria llegamos hoy al término del primer aspecto de nuestra condición de servidores de México. Alcanzamos hoy el final de la primera etapa de nuestra jornada militar y la alcanzamos en pleno vigor de nuestras facultades vitales, de nuestra lucidez espiritual y de una satisfacción que  solo podemos conocer los que sabemos  de un deber cumplido.
Adiós decimos a nuestro cuartel, pero nuestro  adiós, es un adiós de agradecimiento porque él ha sido para esta abigarrada juventud que nació en 1925, el remanso caliente y acogedor en que se pulieron las esperanzas que escudadas con el muy común “machista mexicano” ensombrecíamos nuestros espíritus y se nos enseñó a obedecer, a obedecer considerablemente con la obediencia del que sabe que esta virtud es la condición básica de toda organización y porque para saber mandar es necesario saber obedecer.
Dejamos los blancos muros, que nos vieron correr las inquietudes de nuestros 18 años, en las inolvidables noches de luna en que como ronda de alegrías formábamos grupos ocasionales, para cantar las canciones regionales que nos acercaban espiritualmente al solar distante, o para contar las hazañas de los hombres fuertes de nuestra aldea, o para reír inocentemente del chiste improvisado o para recordar el error cometido por el compañero iletrado y torpe durante el ejercicio o la instrucción.
Nos despedimos de todas las cosa que nos son familiares y queridas: las cuadras que nos vieron dormir rendidos por el trabajo de una semana de prácticas de guerra, recibiéndonos etc.

UNA PAGINA MÀS EN MUESTRA VIDA

Una página más en el álbum de nuestra vida, da vuelta para dejar ante nosotros en descubierto el sendero a este de la vida civil, a la que por un años la dejamos para concurrir con nuestro contingente intelectual y material, al llamado de nuestra Augusta Patria, que sintiendo la necesidad del apoyo de sus reservas vitales psíquicas, nos hizo ocurrir con toda nuestra buena voluntad con todos nuestros deseos de ser útiles, a la límpida y cristalina fuente en donde como por encanto nos habríamos de trasformar en hombres verdaderos  prestos a desgranar la más bella flor de nuestra existencia etc.

DESPEDIDA

Hemos llegado al término de nuestro año de servicio militar.
Hemos ido ascendiendo paso a paso a una como escuela de sentimientos, desde el temor a lo descocido que sintiéramos en nuestra llegada,  hasta la confianza y la seguridad que experimentamos ahora al partir. Nos damos cuenta de que  hemos cambiado, los que pisaron hace un año el umbral de la puerta del cuartel, no son los mismos que ahora con los ojos húmedos y pesarosos vuelven la cara hacia nuestra gran casona blanca y le dice adiós el adolecente casi niño que vistiera por primera vez el uniforme del soldado, a hora rebasado ya por el momento  crítico de su cristalización  en hombre etc.”

Es una lástima que el periódico que contiene esta información histórica  esté incompleto.

En ese mismo año de 1944, se estregaron 60 casas que formarían la zona residencial para los Jefes y Oficiales en el campo militar de Sarabia del municipio de Villagrán, casas que en la actualidad ya no existen.
Cabe mencionar que en ese mismo año a fines de marzo, informa el periódico que hasta Villagrán Cabecera municipal se extendía ya el tramo petrolizado de la Carretera Central, que une al Estado con la Ciudad de México.
Con el lanzamiento de la Bomba Atómica sobre los japoneses, lanzada por los Estados Unidos, se dio por terminada la Segunda Guerra Mundial.
Era el 7 de mayo de 1945; apenas se supo en Guanajuato la noticia de que había terminado la Segunda Guerra Mundial, se suspendieron todas las actividades, y hubo mucho júbilo en la gente; los jóvenes organizaron manifestaciones de alegría en las calles  y en el jardín de Guanajuato realizaron un mitin; también hubo manifestaciones jubilosas en grande en varias ciudades.

La juventud del pueblo de México y la ciudadanía en general, ante la contingencia de la Segunda Guerra Mundial, respondió con mucho patriotismo.

 Desde entonces quedó implantado el servicio militar en nuestro país.
Afortunadamente no fue necesaria la intervención del Ejército Mexicano, que presto estaba para defender la Soberanía de nuestra Nación.
En el año 2000 por primera vez se les hizo una invitación a las féminas a que dieran su servicio militar voluntario.
La primera mujer  del  pueblo de Villagrán que acudió a este llamado fue la Señora Santa Hernández Mendoza.
En este año 2011 acudieron a la toma de Protesta de Bandera el 5  de mayo, 782 jóvenes, entre ellos  6 mujeres  voluntarias a prestar su   servicio Militar. 

El  Cuartel  Militar de Sarabia cuenta con un Vivero  de 15 h, adquirido en el periodo (1986-1988). En el mural donde está el águila dice así:

El éxito de la reforestación no se mide por la  cantidad de á árboles sembrados sino por la calidad de las plantas en los viveros (producción) lo cual incrementa la supervivencia y crecimiento de árboles fuertes y sanos en condiciones naturales  propias  de la reforestación.

La mampara de la izquierdad dice así:

Antecedentes históricos del campo militar 16 - B.
 Sarabia, Gto.

Entre los años de 1900-1908 por órdenes del General Porfirio Díaz, Presidente de la República, se construyo el cuartel militar ubicado en ejido de Sarabia Gto.
Edificio que actualmente ocupan las instalaciones del Cuartel General de la 16/ ª Zona militar C.G. de la 4/ª brigada. BGDA. 12 /o C.C.D,R 5/o Regimiento Blindado de Reconocimiento y el 4/o Grupo de Cañoneros sin retroceso y 90/o. B. I.

El nombre original de la construcción fue  “Hacienda La Noria” y el propósito de su construcción inicialmente fue la de la creación de un Albergue para proporcionar atención Médica a los enfermos de Lepra (Leprosario) enfermedad que en aquel entonces se expandía entre la gente más humilde de la región.

Al estallar la Revolución a principios del siglo XX, se pospuso el proyecto original de concentrar al personal de enfermos contagiados de Lepra a estas instalaciones, por lo cual la Hacienda fue destinada a realizar funciones de cuartel militar; en ocasiones para alojar a las fuerzas federales y otras para albergar a las Fuerzas Revolucionarias. Una vez que finalizo la  Revolución Mexicana, las Autoridades de Cortázar Gto., reclamaron los terrenos de la Hacienda como Patrimonio del mismo Municipio, sin lograr su objetivo.

Entre los años de 1939 a 1945 la Hacienda “La Noria” fue ocupada para concentrar y adiestrar al personal del Servicio Militar Nacional que se encontraba en la situación de alerta para participar en la S/ª Guerra Mundial.
 En este periodo fue empleada dicha institución para alojar al 15/o regimiento de caballería y posteriormente al 2/o regimiento de caballería, denominándosele entonces Cuartel blanco.

El capitán, V.CAB. Jesús Gustavo Gutiérrez González.

 

  HISTORIA SOBRE SU ORIGEN DE  LOS DE LA CRUZ SARAVIA (Su apellido era escrito con V)

DON JUAN DE LA CRUZ SARAVIA, PRIMER   ESTANCIERO DEL VALLE DE SANTA CUZ DE GUAXE, EN LA ÉPOCA DE LA COLONIA.

Don Juan de la Cruz Saravia, cacique  purépecha se había aliado a los soldados españoles en la conquista de México y en la pasificación de los indios chichimecas y como premio por haber logrado el  triunfo, el Virrey les concedió a sus soldados españoles y a sus  aliados indios caciques  Estancias para Ganado Mayor y Estancias para Ganado Menor. En los años de 1540 ó 50, el Virrey empezó a repartir estancias  de tierra de ganado mayor y de ganado menor en la Nueva España. Tengo conocimiento de que el primer estanciero del Valle de Santa Cruz del Guaje, fue Don Juan de la Cruz Saravia pues por los antecedentes históricos que obran en manuscritos del Archivo General de la Nación nos indican que el Virrey Don Gaspar de Zúñiga y Acevedo Conde de Monterrey, mercedó tierras a Don Juan de La Cruz Saravia y fueron precisamente las de Valle de Santa Cruz del Guaxe o Guaje. Más tarde  Don Juan anexó otras estancias que adquirió por compra a otros estancieros.
Don Juan de la Cruz Saravia y su esposa Doña María de Soto, se  aposentaron allá por el año de 1565 en la futura Villa de la Asunción (hoy Celaya ) llamada la Estancia del Río desde el año de 1538, nombre dado por Don Gaspar de Salbago, uno de los primeros pobladores del Valle en elMezquital de Apaseo o Atlayahualco.
Los de la Cruz Saravia y de Soto, a su llegada a la Estancia del Río, asentamiento, donde más tarde se fundaría la villa de la Purísima Concepción de Zalaia; Don Luis de Velasco “el viejo”, les mercedó tres solares que pertenecieron a Don Juan  de  Siero y a su hija Brianda de Siero en las inmediaciones a la plaza mayor, ya trazada por los primeros pobladores. A Don Juan de la Cruz Saravia por el mismo año se le otorgó una merced de un solar para instalar un obraje (taller de textiles) para el tejido de la lana y fabricar paños y pañetes. Cabe aclarar que Don Juan de la Cruz Saravia no fue fundador de dicha Villa de Celaya, aunque en ella vivía, porque no era de origen español, ya que para autorizar la fundación de una Villa   se exigía como condición, que moraran en ella cuando menos 30
Españoles peninsulares y como él no era español por eso él no figuró en la lista.
El matrimonio De la Cruz Saravia y de Soto procreó dos hijos: Diego y Nicolás, nacidos por los años de la última década del siglo XVI.
Respecto a la fecha de defunción de Don Juan y de Doña María de Soto, desconozco cuándo y dónde fue, solo sé que el 2 de noviembre del año de 1634 sus hijos legítimos Diego y Nicolás piden la Carta Justicia a su Majestad  para que los bienes de su padre  pasaran a su poder.  A Diego, como era el primogénito, le correspondieron las estancias antes mencionadas y a su hijo Nicolás, los Obrajes o fábricas. Los documentos nos hablan que Don Juan de la Cruz Saravia, era descendiente del rey purépecha Tangatzuan o Tzintzicha apodado “Caltzontzin” de Pátzcuaro,  quienes no eran gratos a los purépechas porque sabían que en la conquista se habían aliado a los españoles, quienes los consideraron de sangre noble.
Esto lo menciono para que los pobladores de Villagrán conozcan como dio inicio la población  en estos parajes del Bajío; Considero que con los indios traídos de jilotepec o Tepeji del Rio, Tlaxcala y Michoacan,  a trabaja a estos parajes, se formaron los ranchos y renteros; a partir de los años 1595 a 1608 se formó un poblado en este paraje, al que el propios rentero le dieron el  nombró la Hacienda de SAN JUAN Y SAN PABLO DEL GUAJE hoy  Villagrán.
Entre los bienes de don Diego, se menciona en su testamento una casa donde vivió y un obraje o fábrica de hacer tela de paño con 9 esclavos: 5 adultos y 4 menores y varias estancias que se encontraban entre Apaseo, Salamanca, Valle de Santiago y otras en  Querétaro.
Las del Valle de Santa Cruz del Guaxe, o sean las del Bajío estaban divididas en 4 regiones: (El Guaje, El Capulín, Sotelillos y El Ajolote.) Lo que hoy es Villagrán, perteneció a la región del Guaxe. Y lo que hoy es el pueblo de Cortazar, perteneció a la región del Ajolote. A continuación doy a conocer los nombres de las estancias  donde para el año de  1671 se habían  formado 45 entre ranchos y haciendas propiedad de los Saravia.

                                               LA REGIÓN DEL GUAJE
Renteros  y pago anual  de  cada una de sus propiedades                                 
1.-Juan Diego del colegio                                     $ 25  anuales
2.-Juan Miguel su hermano                                        $ 15
3.-Pedro Ventura                                                    $ 20
4.-Juan Francisco                                                         $ 20
5.-Francisco de Con                                               $ 22
6.-Diego m                                                                  $ 20
7.-Diego m Semita                                                   $ 40
8.-Juan Andrés                                                         $ 33
9.-Francisco m                                                          $ 15
10.-Salvador (hijo de chico)                                $ 30
11.-Nicolás de Tolentino                                       $ 20
12.-Gaspar Lorenzo                                                 $ 13
13.-José hermano de chato                                  $ 30
14.-Juan m  Borrego                                                $ 11
15.-Diego Mejicano                                                  $ 22
16.-Pedro Juan                                                          $ 15
17.-Juan Tomas                                                         $ 15
18.-Diego Phelipe                                                      $ 15
19.-Juan Nicolás,  (rancho nuevo)                    $ 0
 20.-Alonso  Mejicano sobrino                             $ 15
21.-Pablo hermano de él                                        $ 16
22.-Pedro su hijo                                                       $ 15
23.-Xritóbal hijo de Mateo                                    $ 16
24.-Bartolomé de Ajuchitlán                               $  22
25.-Lucas de Medina                                               $ 22
26.-Juan Mejicano                                                    $ 22
27.-Antonio Ajuchitlán                                          $  22
28.-Lucas de las Latas                                            $ 11
29.-Xristóbal Juan                                                    $ 11
30.-Juan Thomas (rancho nuevo)                     $  0
31.-Diego m de San José                                          $ 20
32.-Francisco  m de San  José                               $ 12

REGIÓN DE SOTELILLOS
33.-Diego Cantor                                                       $ 11
34.-Domingo hermanos                                          $ 22
35.-Juan Antonio (rancho nuevo)                     $ 0
36.-Diego Lorenzo                                                     $ 15
37.-Joseph m  (rancho nuevo)                             $  0

 
38.-Joseph de Santiago                                           $ 15 
39.-Juan Nicolás (rancho nuevo)                       $ 0

 

REGION DEL CAPULÍN
40.-Domingo Marco                                                  $ 11
41.-Luis Diego                                                             $  8
42.-Pedro de Capulín                                               $ 16

REGION DEL AJOLOTE
43.-Agustín capitán                                                  $ 44
44.-Alonso de Vargas                                               $  13
45.-Juan Antonio del Capulín,  (nuevo rancho)     $  0

  El total de rentas anuales que recibía don Diego de los 45 entre haciendas y ranchos del Valle de Santa Cruz del Guaxe, tierras de su propiedad, que dejó escritas en su testamento y que sus herederos piden se realice nuevo inventario de ellas el 15 de junio de 1671 era de:   $ 740 Bajando $ 74 del 10 % de los diezmos  quedaba la cantidad de $ 666y el total de sus bienes  fueron valuados en 63,214 pesos 6 reales 6 tomines.

                                                                             
NOMBRES DE LAS ESTANCIAS  DEL VALLE DE SANTA                                                                                                               CRUZ DEL GUAJE QUE PERTENECIERON A   LOS DE LA CRUZ SARBIA. 

  • LA ESTANCIA DE SAN JOSEPH.-  Con 5 caballerías de tierra, valuadas en  $1,000
  • SAN ANDRÉS ZAMORANO, apodo que puso Don Diego a este sitio, porque su rentero se llamaba Juan Andrés Zamora. La extensión de este lugar era de 21 caballerías;  a esta pertenecían 4 ranchos más que eran: el rancho de San Juan y San Pablo con un poblado del mismo nombre (hoy Villagrán), La Venta, San José de Villarreal (hoy Chuchitlán y Santa Ana de las Gallinas
  •  
  • LA HACIENDA DE SAN JUAN Y SAN PABLO DEL GUAJE con un poblado de indios llamado, del mismo nombre (hoy Villagrán) valuado en 3,000 pesos con 10 caballerías de tierra. Su rentero, Tomás García de Zamora, pagaba 50 pesos anuales por cada rancho. Cada caballería fue valuada en 300 pesos por estar a orillas del río.
  • LABOR DE SAN JOSEPH DE VILLARREAL, (Chuchitlán), vecina de San Andrés Zamorano; su rentero fue Antonio Ajuchitlán.
  • ESTANCIA DE SANTA ANA DE LAS GALLINAS.- 6 Caballerías de tierra valuadas en 500 pesos
  • SAN JOSÉ DE LA VENTA.- Estancia vecina de San Andrés Zamorano.
  • LABOR DE SAN JOACHIN.- Poca tierra. Valuada en  200 pesos
  • LABOR DE SAN SALVADOR (Hoy Torrecillas.)Estaba integrada por cinco ranchos.  valuados en 1,500 pesos cada uno, rentados a Antonio del  Pozo, en 250 pesos al año cada uno.
  • SAN JOAQUÍN; su rentero Bartolomé de Morales, paga 25 pesos anuales.
  • EL AJOLOTE.- (era un puerto así nombrado) Lo formaban 36 ranchos de indios arrendatarios.
  • ESTANCIA DE SAN AGUSTÍN EL SAUCE O PALIZADA.- Con cuatro ranchos de indios. Valuado en $ 700.00 cada uno
  • ESTANCIA EL CAPULIN.-  pertenecía a San Agustín del Sauce
  • MANDINGA.- Rentado a Juan García Sotomayor. Valuado en 400 pesos Pagaba 30 pesos de renta anual.
  • LA GAVIA. Sin Datos.
  • SOTELILLOS.- Siete ranchos de indios arrendatarios. Valuada en 400 pesos cada uno rentado a Sebastián y Nicolás de Vallejo 
  • OTRAS ESTANCIAS Y SITIOS en Valle De Santiago.
  • LA ESTANCIA DE “LOS TRES PITAHAYOS”. Rentero Tomás Ortega, 25 pesos anuales.
  • LA ESTANCIA DE LAS LAGUNILLAS, a la vera del Río Grande (hoy Lerma) rentero Nicolás Nieto, paga 25 pesos anuales.
  • LA ESTANCIA DE JUAN RAMÍREZ
  • LA ESTANCIA DE SANTIAGO.- Junto al Arroyo Hondo de la jurisdicción de la Villa de Salamanca, renteros Sebastián y Antonio de Soto.
  • OTRAS ESTANCIAS SIN NOMBRE que eran utilizadas para el pastoreo del ganado. Al inventariarse el ganado se contaron 1,229 vacas y más de 400 caballos, mulas  y machos; la gran mayoría en pie de cría.
  • LA HACIENDA GRANDE en la vecindad de Salamanca, con siete caballerías de tierra.
  • SANTA MARÍA, con una extensión de 24 caballerías de tierra. Valuada en 6,000.  pesos
  • HACIENDA DE LA LABOR.- Situada en el Banco de Madera. Valuada en 2,000 pesos.
  • VECINDAD DE TIERRA Y UN MOLINO(Salamanca) valuados en  450 pesos
  • HACIENDA DE MORENO (Salamanca).
  • ESTANCIA DE JESÚS GONZÁLEZ, tenía una capilla fabricada con adobe y techo de paja con un cuadro en lienzo pintado con pincel con la imagen de la Santísima Trinidad.
  • ESTANCIA DEL ALFÉREZ DE QUINTANA con 12 caballerías de tierra situada junto a un cerrito de Nicolás Elizarrarás.
  • VALTIERRA,  con doce caballerías de tierra. Valuada en 400 pesos
  • AMAZCALILLAS, sitio localizado en Querétaro. Algunas de estas estancias habían sido compradas a otros estancieros.

 

Desconozco la fecha de su fallecimiento de Don Diego de la Cruz Saravia, solo sé por documentos que su viuda Doña Inés Luisa Vergara Moncayo a principios del año de 1671 está pidiendo la carta justicia a su majestad para que los bienes de su finado marido pasaran a sus legítimos herederos, que eran sus hijos Josepha, Manuel y María de la Cruz Saravia Vergara, a demás, pidió se hiciera un inventario y tasación o valuación de todos los bienes de su difunto marido, los cuales son mencionados en dichos documentos. También se sabe por documentos que los Sarabia fueron benefactores de la iglesia católica y que en el año de 1717 Manuel de la Cruz Saravia Vergara compró una casa en Celaya al lado del templo de San Agustín en 500 pesos, al matrimonio formado por Don Pedro Landín y a Doña Petronila, para el convento de San Agustín. Con el paso de los años, se fueron fraccionando dichas propiedades de los Saravia. En el año de 1774 el heredado Manuel de la Cruz Saravia vende el rancho de San Andrés Zamorano que lindaba por el oriente con el poblado del Guaje, hoy Villagrán a Don Manuel Villaseñor concediéndole su alteza a éste, 5 años para pagar  la deuda de las Temporalidades al Rey de España y los Tributos Redimibles destinados a las  capellanías; pero como no pudo cumplir con este compromiso, siguió el litigio y fueron embargados 5 ranchos que pertenecían a San Andrés Zamorano y una casa en la ciudad de Celaya,
Como nos pudimos dar cuenta, Su historia  de Sarabia   se remonta en la época de la colonia, perteneció a la estancia de San Andrés Zamorano del  Valle de Santa Cruz del Guaxe,  y por varias generaciones sus dueños  fueron los de la Cruz Saravia.
En documentos del año de 1671 dicen que San Andrés Zamorano adoptó el nombre del rentero llamado Juan Andrés Zamora.
Esta hacienda tenía una extensión de 21 caballerías de tierra, equivalente en la actualidad a 925.6 has; sus agregados fueron: la hacienda de San Juan y San Pablo del Guaje con su poblado del mismo nombre (hoy Villagrán), el rancho de  La Venta, Santa Ana de las Gallinas, San José  Chuchitlán;
Al lado poniente  de la gran finca donde vivía  el  patrón,  que era el renteros  de los  de la Cruz Saravia, se había venido   formando un  caseríos de indios,  peones  que al llegar a trabajar a  ese lugar con su familia, habían construido humildes viviendas  con material que les proporcionó la naturaleza, palos carrizos, jaras, lodo, ramas, pasto o  soromuta;  pero,  si alguno de ellos  no acataba  la disposición del patrón, ya no le daban trabajo y le pedían que desocupara el sitio.
 Con el paso de los años los  herederos  de los de  la Cruz Saravia, fueron vendiendo, en fracciones sus propiedades; se sabe que Don Manuel Irigoyen fue el último  dueño de una grande fracción que fue de los de la Cruz Saravia.